¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Vera

Vera: Aroma de culturas, naturaleza viva.

Vera a lo largo de la Historia ha ocupado distintos emplazamientos. Las comunidades humanas que en ésta se han asentado, buscaron los lugares idóneos en función de sus necesidades materiales (cerca de un río), estrategicas (sobre un cerro), o comerciales (junto a un cruce de caminos). 

La tierra de Vera fue poblada desde tiempos remotos. En su término se encuentran vestigios materiales desde el Neolítico, hace seis mil años; pasando por la Edad del Bronce, con culturas tan conocidas en el panorama  arqueológico europeo, como Los Millares y El Argar, que comenzaron a explotar los ricos minerales metalífieros de la región.

En las tierras de Vera nos encontramos tres unidades naturales que muestran claras diferencias entre si, tanto geológicas, florísticas, faunísticas como paisajíticas: la franja litoral, con la fijación de playas cuaternarias; los depósitos plio-cuaternarios del cerro del Espíritu Santo y las afloraciones de origen volcánico de Cabecicos Negros, el Pajarraco y Pelaos on una clara diferencia geológica.

Vera es el punto neurálgico de partida para poder visitar y disfrutar de de los múltiples espacios, parques y parajes protegidos que se encuentran en su entorno: Al norte, el Parque Natural de Sierra María-Los Vélez; al oeste, el Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, con sus magníficas cavidades y galerías que conforman un complejo subterráneo único; al sur, los montes litorales de Sierra Cabrera, el Parque Natural Marítimo-Terrestre Cabo de Gata-Níjar y el desierto de Tabernas, contraste y antepaso del Parque Natural de Sierra Nevada

SUBIR